Skip to main content

Tendencias en fundas de sillones para otoño

En fundas para sillones las tendencias marcan una vuelta a los tonos clásicos de tapicería para sofá. Solo hay que pasarse por las mueblerías para ver como los tapizados de colores fuertes y las combinaciones de distintos tonos ya no son tendencia y casi no se encuentran modelos en estos tonos. Atrás quedaron aquellos morados con negro o los rojos intensos de otros años y ahora se vuelve a los colores más tradicionales porque tienen la ventaja de cansar mucho menos y de ser más fáciles de combinar.

´Las fundas, por supuesto, siguen estas tendencias y por eso destacan entre todos tres tonos de toda la vida que vuelven con muchas ganas y que ahora puedes conseguir sin cambiar de sofá, solo con una bonita y actual funda.

El blanco

El blanco vuelve a estar de moda en los sofás y sillones. Es un color arriesgado, no cabe duda, pero al no ser el tono de la tapicería sino el de la funda, las cosas cambian mucho. Las fundas se pueden quitar y poner con rapidez y facilidad y se lavan tanto como haga falta, por lo que si se quiere tener el capricho de un sillón de este color esta es la mejor manera de conseguirlo. Combínalo con cojín y plaid en gris claro para darle un aspecto sofisticado y elegante o con un tono pistacho si quieres darle un aire fresco y juvenil.

Los marrones

El marrón es un color sufrido y muy combinable. Puede encontrarse en muchos tonos pero destaca, sobre todo, el marrón chocolate. Este color puede ser un poco apagado, pero si se combina con unos bonitos cojines pequeños o uno de mayor tamaño que tengan un toque de color, como granate o verde botella, el resultado será muy acogedor. También se puede añadir una manta de sofá de las de toda la vida, con cuadros en el mismo tono que el cojín.

El gris

El gris es un color tan sufrido como el marrón pero con un toque un poco más elegante. Es muy fácil de combinar porque es totalmente neutro y queda muy bien en habitaciones blancas, en salones pintados con las tonalidades de azul ártico tan de moda y también en los salones clásicos.

Un sillón con una funda gris puede decorarse con una bonita manta de pelo tono sobre tono y un cojín a juego y quedará sofisticado y muy elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *